7 contratos sumamente importantes para cuando estás iniciando tu empresa

Iniciar un proyecto puede ser una tarea abrumadora, y en especial la parte legal puede llegar a ser bastante confusa. Si estás pensando en emprender un negocio y quieres sentar una base legal sólida desde un inicio, ¡este artículo es para ti!

Despacho de abogados empresariales


1. Acta Constitutiva o contrato social.


Toda empresa debe tener un acta constitutiva o contrato social. Su importancia no solo radica en ser un requerimiento legal indispensable, sino también en el hecho de que en ella se encontrarán los estatutos bajo los cuales se regirá la empresa.


Ver: ¿Cuáles son las ventajas de ser una persona moral?


2. Contrato de Arrendamiento.


Se debe llevar a cabo con la parte que le brindará bienes o servicios a tu empresa. Son ejemplos de ello los proveedores de materia prima, así como la renta de locales comerciales u oficinas. En un contrato de arrendamiento se definen los bienes o servicios que abarca la cesión de derechos de uso, el monto que se paga a cambio de los mismos, las condiciones de uso, los derechos, obligaciones y responsabilidades de cada parte, entre otros.


3. Contrato individual de trabajo.


Es uno de los más conocidos, por obvias razones. Un contrato individual de trabajo se celebra con cada empleado de la empresa y especifica los servicios que brindará el mismo, la retribución que este recibirá, las condiciones de trabajo, beneficios y prestaciones, entre otras cuestiones.


El contenido de cada contrato dependerá no solo de la empresa sino del puesto particular que el empleado vaya a desempeñar. Por esta razón, sumada a la larga lista de requerimientos legales que implica contratar a un empleado, recomendamos ampliamente solicitar una asesoría con un despacho de abogados empresariales especializado en la materia para así evitar cualquier tipo de sanciones, multas y demás consecuencias negativas que puede causar un contrato mal hecho.


4. Contrato de compraventa


Un contrato de compraventa, tal y como su nombre lo indica, se celebra entre una parte que desea transferir la propiedad de un bien a la respectiva contraparte a cambio de una suma de dinero específica. Por ejemplo, si en lugar de rentar un local se desea adquirirlo, no se deberá celebrar un contrato de arrendamiento sino un contrato de compraventa.


Ver: ¿Qué es lo mínimo indispensable para que un contrato sea válido?


5. Contrato de comisión mercantil


El contrato de comisión mercantil se celebra cuando existe un trato que involucra el pago de una comisión por parte de un comitente a un comisionista, el cual se compromete a realizar operaciones en su nombre. En otras palabras, una persona le paga a otra por comprar, alquilar o vender una o varias de sus propiedades a cambio de una comisión.


Un ejemplo de ello sería una persona que desea vender su casa, firmando un contrato de comisión mercantil con una inmobiliaria que se encarga de venderla al precio establecido a cambio de una comisión por facilitar la operación.


6. Contrato de prestación de servicios


Se utiliza en una situación en la que un profesional se compromete a proveer de sus servicios a una persona física o moral a cambio de una compensación económica. El contrato de prestación de servicios está enfocado al pago por cumplimiento de objetivos, horas, proyectos, etc.


Por ejemplo, si contratas a un albañil para que arregle el piso de la oficina, será necesario firmar un contrato de prestación de servicios. La diferencia fundamental entre este tipo de contrato y un contrato individual de trabajo es que este último se firma con quien será empleado directo de tu empresa, mientras que un contrato de prestación de servicios se firma con profesionales ajenos a tu empresa que trabajarán para la misma durante la duración del contrato.


Ver: ¿Para qué sirve un Contrato de Prestación de Servicios y cuándo lo necesito?


7. Contrato de confidencialidad


Comúnmente conocido como NDA (Nondisclosure Agreement), el contrato de confidencialidad obliga a las partes a la no divulgación de información confidencial por un periodo determinado de tiempo. Este contrato es sumamente importante a la hora de emprender un proyecto ya que permite proteger legalmente tu idea de negocios.


Si estás en búsqueda de soluciones legales para iniciar tu proyecto, por favor envíanos un mensaje de Whatsapp o contáctanos por el medio de tu preferencia. En Valadés & Co. contamos con un equipo legal especializado en asesorar a emprendedores, brindando un acompañamiento legal íntegro que les permite enfocarse en desarrollar su idea de negocios sin preocuparse por el aspecto legal del mismo.